SHIATSU TERAPÉUTICO - MASAJE TRADICIONAL JAPONÉS

Les presentamos este curso intensivo de Shiatsu Sanador (Masaje Terapeútico Tradicional Japonés) dictado por nuestro director el Sen Sei José Antonio García. Esta técnica esta basada en aprender a canalizar la energía universal para conectarla con el receptor y activar puntos energéticos, de esta forma podemos realizar imposiciones de manos con el shiatsu a la vez que realizamos presiones en puntos estratégicos para equilibrar la energía vital llamada "Ki", de la cual depende nuestra vida y salud según la medicina oriental.

Este método llamado Shiatsu Sanador esta basado en los principios del budismo Japonés Zen y la acupuntura clásica de la china, el cual ayuda a entrar en contacto con lo más profundo de nuestro ser para generar la auto-sanación. Con el Shiatsu Sanador aprenderémos a realizar un diagnóstico oriental y activar puntos de acupuntura con los dedos y estiramientos graduales para ayudar a tratar diversas dolencias como el estrés, insomnio, depresión, dolores, cansancio, además de generar una profunda paz interior. Toda una experiencia de aprendizaje con auto-sanación.

   
  El curso incluye:
  - Principios de Shiatsu Sanador Zen
  - Estiramientos corporales para canalizar la energía o Ki.
  - Técnica japonesa de imposición de manos y tratamiento del hara.
  - Sanación mediante la armonización del Ki o energía vital.
  - Filosofía, diagnóstico y prevención de la salud en la Medicina Oriental.
  - Rutina de presiones de shiatsu
  DÍA: Domingo 25 de Marzo
  Horario: 11:00 a.m a 5:00 p.m
     
  Costo : S/. 100
  Duración: 01 día - FULL DAY
     

Matrícula S/.50.00 soles válida por seis meses. Las clases inician con un mínimo de 6 alumnos. En caso hayan menos alumnos, la escuela variará las horas y/o días de clase. Adquirir un polo de la escuela para las clases. Traer una sábana blanca de 1 1/2 plaza (estas las puedes adquirir también en la escuela). Venir con pantalón de buzo blanco y medias blancas. Los alumnos deben presentarse a clase correctamente uniformados con limpieza e higiene, además de traer el cabello recogido con cole, uñas cortas y deberán apagar los celulares.

HISTORIA
Los orígenes del Shiatsu se remontan a más de cinco mil años en el pasado, cuando en las montañas del norte de China, los sacerdotes taoistas practicaban el Do-In Ankyo, una forma de manipulación corporal y de meditación que revelaba y armonizaba la fuerza vital. Con el correr del tiempo, de esta técnica se derivaron otras disciplinas como el Qi-Gong y distintas formas de artes marciales.  
A través de todas ellas se buscaba influir sobre el qi (que se denomina chi en China, ki   en Japón y prana en la India), fuerza inseparable de la vida misma y considerada como la energía responsable de todo lo que ocurre en el Universo, manifestándose a través de dos principios opuestos y a la vez, complementarios a los que denominaron como yin y yang.  Lo que hoy conocemos como Medicina Tradicional China tiene básicamente su punto de partida en esa filosofía orientada a preservar la salud basándose en la comprensión y armonización de la energía universal. Dentro de este marco conceptual posteriormente se desarrollaron distintos métodos curativos, todos orientados directamente a mejorar la salud buscando el equilibrio en el intercambio del fluir de esta fuerza y nuestro cuerpo.  A principios del siglo XIX surge una corriente en busca del regreso a la medicina original oriental, recuperando y revalorizando por los estudiosos que buscaban y propiciaban una vuelta a las fuentes de las antiguas formas curativas naturales.  Así entonces, parte de esas técnicas manipulativas originales e ideas filosóficas fueron sistematizados bajo el nombre genérico de Shiatsu. La primera referencia moderna que tenemos llega a través de un maestro llamado Tamai Tempaku, quien en 1919 publica un libro llamado 'Shiatsu Ho' en donde se combinan conocimientos tradicionales de Anma, Ampuku y Do-In junto con anatomía y fisiología Occidentales. 
A  mediados de siglo, el Shiatsu volvió a despertar gran interés y se difundió a través de dos corrientes o estilos principales: la del Maestro Tokujiro Namikoshi y la del Maestro Shizuto Masunaga . Mientras que la primera hace mayor hincapié en las técnicas de digitopresión y toma muchas referencias de la Anatomía Occidental para ubicar los puntos energéticos, olvidando en la mayor parte de los casos la globalidad del Shiatsu en un intento por acercarse al mundo académico,  la concepción de Masunaga  devuelve al Shiatsu a sus raíces al volver a tomar como base los meridianos y la Teoría de las Cinco Transformaciones de la Medicina Tradicional China, agregándole técnicas tradicionales como el diagnóstico abdominal o de Hara y nuevos conceptos como los de estados kyo y jitsu aplicados a la descripción de la calidad energética de los meridianos, la conexión entre dos puntos y, especialmente, la comprensión psicológica del paciente.  De esta concepción global surge el Zen Shiatsu como método de armonización energética y de meditación en movimiento, en el que además del aprendizaje de la técnica se intenta también capturar y cultivar la esencia del Shoshin o Mente de Principiante. Esta idea, propia del Budismo Zen, implica para el terapeuta el mantener una actitud permanente de sencillez y falta de preconceptos hacia el otro, buscando un estado mental meditativo que permita conectarse y volverse uno con el universo y con el paciente.  Así, el Shiatsu 'oficial' se convierte en un método técnico de digitopresión que podemos ver hoy en consultas de estética, en Spas y otro tipo de centros que ofrecen terapias a granel a cambio de haberse hecho famoso en el mundo entero, lo cual es equivocado y se pierde el verdadero significado de la practica del shiatsu en todo su esplendor como es el Zen Shiatsu Do, hoy llamado también Shiatsu Sanador o Quántico. En años posteriores surgieron algunas otras corrientes o variaciones derivadas de estas escuelas originales que es importante señalar, como por ejemplo el Okishiatsu, Barefoot Shiatsu o Shiatsu Macrobiótico de la Maestra Shizuko Yamamoto, el Tao Shiatsu del Maestro Ryokyu Endo o el Ohashiatsu del Maestro Wataru Ohashi. En el Perú nuestro director José Antonio García ha sido formado con los dos últimos maestros mencionados (Yamamoto y Ohashi),  siendo así mismo un practicante que se inicio en el Perú en el año 1983 con el profesor Yoshimura Ichikawa a quién esta eternamente agradecido. Hoy es creador del Shiatsu Sanador, una visión transpersonal del Shiatsu que busca llevar a la persona (el ser)  más allá de la curación, a la sanación del alma y el espíritu. Recientemente se han hecho adaptaciones de algunas de las técnicas del Shiatsu para prácticas en el agua, como por ejemplo el Watsu, el Jahara y el Tantsu

Indicaciones
El Shiatsu está indicado en gran cantidad de trastornos leves y moderados, así como puede resultar una ayuda inestimable en la mejora de la calidad de vida de los pacientes de enfermedades graves.
El Shiatsu presenta una eficacia muy elevada (cercana al 100%) en enfermedades sicosomáticas relacionadas con el stress, la ansiedad y la depresión en las que aparecen los siguientes síntomas:
- Dolores de espalda, cuello y hombros.
- Digestiones pesadas, acidez, gases.
- Falta de energía, cansancio.
- Sueño intranquilo.
- Dolor de cabeza: leve y moderado.
También resulta muy eficaz en trastornos provocados por la debilidad de riñones y los excesos de hígado como los siguientes:
- Problemas de circulación.
- Hipertensión.
- Dolor lumbar agudo, ciática.
- Dolor articular generalizado (artritis reumatoide)

Una sesión de Shiatsu Sanador
La duración de una sesión de Shiatsu Sanador puede durar desde media hora hasta una hora y media. Es frecuente que la primera sesión sea un poco mas larga que las posteriores debido a la necesidad de valorar el estado de salud del paciente.
El paciente debe estar con una ropa suelta. Se recomienda que la ropa sea de tejido natural, amplio y cómoda. Es deseable que las preferencias personales del paciente sean respetadas por el terapeuta en la medida de lo posible.
La cantidad de sesiones y rango de periodicidad dependerá de cada paciente a tratar. Algunos pacientes necesitan recibir dos y hasta tres sesiones en la primera semana para luego ir reduciendo la frecuencia hasta la media que es de una sesión cada semana. Hay que dejar tiempo al Shiatsu Zen Sanador para hacer su efecto.
La terapia se puede realizar en el suelo sobre una alfombra acolchada, pero no en una camilla ya que en ella no se pueden aplicar los principios del shiatsu los cuales constituyen el fundamento de su éxito. El ambiente en la sala debe estar a la temperatura necesaria para que el paciente no sienta nada de frío ni tampoco calor excesivo. Se suele poner una música suave durante la terapia para facilitar la relajación del paciente, especialmente música carente de percusión. Durante la sesión de Shiatsu Sanador no es conveniente hablar, ni el paciente ni el dador. Todas las consultas e indicaciones deberán ser hechas antes o después de la terapia, a excepción de pequeñas indicaciones al paciente para que se de la vuelta, para que relaje una articulación o bien para que el paciente le haga notar al terapeuta una zona especialmente sensible a la presión. Una sesión de Shiatsu como su nombre indica (Shi = dedo, Atsu = presión) se caracteriza por una sucesión de contactos, presiones, estiramientos, rotaciones y torsiones a lo largo de líneas en todo el cuerpo, que suelen combinarse con algunas técnicas de apoyo. El Shiatsu Sanador no es doloroso, aunque algunas veces puede producir un dolor leve y agradable que permite al paciente relajarse e incluso dormirse durante la sesión. A medida que se reciba más Shiatsu la presión de apoyo en forma relajada aumenta y es cuando el paciente va mejorando en su dolencia.

 
MAGDALENA: Av. Javier Prado Oeste 627
T.:261-2080 / 261-0795 Nextel.: 836*1107 RPM.: #323268 RCP.: 987-532998